la noche del 5 al 6 de marzo de 1938, en plena Guerra Civil, el "Crucero Baleares", uno de los mejores cruceros de la Armada de Franco fue torpedeado y hundido por la Flota Republicana. La pérdida de este buque supuso un gran revés para el llamado Bando Nacional y la única victoria naval de la II República. Sesenta años después siguen abiertos varios interrogantes sobre aquella operación bélica que supuso una verdadera tragedia personal para muchas familias.